17 Feb

La Redacción científica: Tema pendiente en la universidad

Marcelo Rojas Cairampoma
Profesor Principal cesante de Parasitología veterinaria de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Decana de América).
Miembro Honorario de la Asociación Peruana de Parasitólogos
Ex Miembro Titular de la Academia Peruana de Ciencias Veterinarias
Profesor de las Escuelas de Post Grado en la Universidad Nacional San Luís Gonzaga de Ica, Universidad Peruana Los Andes, Universidad Nacional de Cajamarca y Universidad Autónoma de Nuevo León (México)

Nota Editorial: El artículo (actualizado, de lo publicado inicialmente en el 2009) es una síntesis apretada de los contenidos de las Clases que sobre Redacción científica imparto en varias Maestrías.

Comentarios en el Artículo original:
“Excelente artículo lo felicito. Sería tan amable de ilustrarme como se trabaja con las Normas de Vancouver y colocar un ejemplo ¿solo sirven para salud? se podría utilizar en la siguiente tesis: Aplicación de los mapas conceptuales para optimizar el rendimiento académico de los alumnos de Clínica II de la Universidad Científica del Sur?” [14/11/2009]. “Maestro si usted dicta algún taller envíeme la información su futuro discípulo. Edgard: CUANDO EL DISCÍPULO ESTÁ LISTO……APARECE EL MAESTRO” [14/11/2009]. “Excelente su blog Maestro y su Manual 2010 es un gran aporte por la forma tan didáctica de presentar el tema. Gracias por su conocimiento y su manera de compartirlo. Un abrazo desde México”. [17/07/2012]. “Felicitaciones, es una excelente guía para estudiantes de pregrado, maestría y doctorado, muchas gracias”. [04/06/2014].

Resumen

Basado en la Estructura lógica de la Tesis de Grado y en una visión holística, se identifican las carencias de redacción científica (RC), sustentadas con ejemplos extraídos de documentos científicos publicados. A esta altura del tiempo, 2009, hay evidencias de errores y/o carencias de RC verificadas en las publicaciones científicas de algunos países Iberoamericanos; al parecer originados en la universidad, a tenor de las evidencias halladas en las Tesis de Grado: Bachiller, Maestría y Doctorado. Las carencias alcanzan a todos los componentes de la Estructura lógica científica. La pregunta es: ¿Cuánto de RC se enseña efectivamente en la universidad?. Producto de la experiencia personal, alrededor de 24 horas lectivas deberían ser las minimamente necesarias para la enseñanza aprendizaje de la RC.

Palabras clave: Redacción científica | Tesis de Grado | Artículos originales | Revistas indizadas. 

Abstract

Based on the logical structure of the Thesis of Degree and on a holistic view, it has been identified lack of scientific draft (SD), sustained with examples extracted from published scientific documents. As to 2009, there are evidences of lack of SD, checked in the scientific publications of some Latin-American countries; apparently caused in the university, according to the evidences found in the Theses of Degree: Graduate, Master and Doctorate. The lack of SD reaches to all the components of the logical scientific structure. The question is: How much of RC is really taught in the university?. From my personal experience, about 24 lecture hours should be the necessary ones for the education learning of the SD.

Key words: Scientific Draft | Thesis of Degree | Original Articles | Indexed Magazines.

Introducción

La redacción científica (RC) se puede definir como el arte y la ciencia para comunicar válidamente conocimientos, y cuyos usuarios los lean y comprendan fácilmente. Es un aspecto inherente al lenguaje que se supone todos los universitarios llegan a dominar y luego demostrarlo en sus informes académicos, especialmente la Tesis de Grado y los artículos científicos. En este sentido, quien quiera escribir un informe científico, en la soledad del escritorio, se enfrentará a la inexorable pregunta: ¿Qué y cómo escribo, para que el informe sea válido?, es decir, que refleje la fidelidad del fondo y la forma del conocimiento materia del informe. La respuesta refleja entonces la enorme importancia de la RC en la formación universitaria: ¿Cuántos universitarios (profesores, estudiantes tesistas y autoridades) lo dominan y tienen competencia?.

Basta “echar un vistazo” a las publicaciones de las universidades como las Tesis de Grado: Bachiller, Magíster y Doctor; a las Revistas científicas, aún aquellas indizadas (o indexadas, en Inglés) y, a los proyectos de investigación para la opción de maestrías y doctorados; para en éllas encontrar una rica mina de evidencias de los errores y/o carencias de RC. Por supuesto que hay loables excepciones, que desafortunadamente son la minoría.

El objetivo de este artículo es mostrar evidencias de la situación de los errores y/o carencias de la RC, un tema aún pendiente en el ámbito académico universitario en el horizonte de la segunda década del siglo XXI.

El Problema

El mensaje de actualidad: Preocupante pobre Calidad universitaria, pasa inexorablemente por la falencia para generar y manejar ideas y conocimientos científicos, válidos y consistentes, evidenciados en los documentos de competencia académica correspondientes.

Una explicación de tal problema son los errores y/o carencias de RC, evidente en la mayoría de las publicaciones científicas universitarias: Tesis de Grado y Revistas. Al respecto, a continuación algunas evidencias.

En últimos tiempos se asiste a la rápida creación de universidades, que se supone surgen equipadas con el intangible “competencia docente” para el cumplimiento de una de sus funciones principales: la investigación científica; más allá de mera transmisión de conocimientos profesionalizantes.

En gran parte de las Tesis de Grado universitarias se mantienen estilos y esquemas anticuados, asi como los errores y/o carencias de RC. Entonces

no es aventurado afirmar que en las Tesis de Grado, pueden estar el origen de todas las carencias de RC que se observan en las revistas científicas; puesto que en éstas publicarán ulteriormente como autores los bachilleres, maestros y doctores. Esto presupone una revisión de la responsabilidad que alcanza a los Directores y Asesores de las Tesis, y cuando no, a los Jurados de la misma y a la propia Institución académica respectiva.

Decía en la Introducción, que la RC debe transmitir la fidelidad del fondo y la forma del conocimiento materia del informe; por tanto es una herramienta que obliga y ayuda al informante a revisar rigurosamente todos los aspectos que desea escribir. En una publicación de OPS/OMS en 1994, admitiendo una investigación de hacía 24 años, concluye: “Dos terceras partes de los estudios que aparecen en las revistas médicas más exigentes tienen fallas de diseño e interpretación lo suficientemente graves para invalidar sus conclusiones”.1 ¿Cuánto de esta conclusión podría tener origen en las carencias de la RC, dado que tales publicaciones tienen origen mayormente universitario?, ¿Desde entonces, cuánto habrá cambiado tal conclusión?. En la Argentina 12 % de los Maestristas no se gradúan por fallas en la redacción de la Tesis.2

Por otro lado, en los Reglamentos de Tesis de las universidades: ¿Qué alcances e importancia tiene la RC?. Si los abordan: ¿Cómo explicar las muchas deficiencias de la RC en la Tesis de Grado?.  Asumiendo que la reglamentación le presta poca importancia a RC; podría estar acá una explicación de la pasividad que muestran los Profesores universitarios, en la exigencia de una mejor RC, más allá de la que cultural y cotidianamente viene practicando. En concordancia y en secuencia, es evidente también que los Tesistas escriben sus Tesis imitando la redacción de otras Tesis, traslapando de esta manera una responsabilidad que atañe al rigor de la formación académica.

La RC se puede enseñar efectivamente en: 20 horas teórico – prácticas, asociadas a 12 horas para preparar informes de aplicación. Tal efectividad en opinión de los usuarios, desde una escala: Muy bueno | Bueno | Regular | Malo; entre otras preguntas, respondieron respecto a: “Opinión sobre el curso”, 64,3 % Muy Bueno y 35,7 % Bueno; y para “Desempeño del Profesor”, 78,6 % Muy Bueno y 21,4 % Bueno. A consecuencia de la experiencia en más de 10 eventos en Maestrías distintas, 24 horas lectivas parecen ser las mínimamente necesarias, para la enseñanza aprendizaje de la RC.

Una regla básica para redactar conocimientos, es conocer las fuentes de los conocimientos. Todos los conocimientos, absolutamente todos, provienen de la interacción de tres variables: Materia, Tiempo y Espacio. Para los biomédicos la materia es el paciente y su nosología, que interactúa con un tiempo y con un lugar determinado. Entonces el redactor científico debe tenerlo como modelo mental holistico permanentemente, para poder manejar eficientemente los conocimientos en el informe científico.

 Evidencias de error y/o carencia de Redacción científica

El método a seguir para abordar éstas evidencias se sustenta en el Esquema lógico de la Tesis de Grado, aquel clásico esquema formulado para pensamiento lineal.

Las siguientes textos, tienen como referencia el Manual de Redacción científica.3,4

Complementariamente en la RC se necesita además, utilizar un enfoque totalizador o pensamiento holístico o sistémico; puesto que en la RC, opera permanentemente la interrelación de las partes del Esquema lógico, para poder reflejar la validez, unidad y coherencia del fondo y la forma del informe científico.

Respecto al Esquema lógico, es necesaria alguna precisión de orden operativa. El proceso de generación de conocimientos, se inicia con: 1) la elaboración del Proyecto que comprende: Título, Autor, Resumen del Proyecto, El Problema, Objetivos, Marco Teórico, Material y Métodos, Cronograma y Bibliografía; y prosigue con, 2) la Ejecución del Proyecto, que comprende: Resultados, Discusión y Conclusión.

En la redacción final de la Tesis se debe transcribir tal cual el texto del Proyecto, a excepción del resumen y cronograma, y agregar los Resultados, Discusión, Conclusión y el Resumen de la Tesis. No se debe olvidar que la creatividad del investigador y el dominio de las teorías de contexto se hallan en el proyecto; y cercenarlas es un atentado a la esencia de la Tesis de Grado; como ocurre con alguna frecuencia.

Algunos (hay muchos más) ejemplos en el Lenguaje científico.

Lenguaje científico ó lenguaje apropiado, es una adaptación de los lenguajes naturales y arbitrados para transportar evidencias a ser percibidas y entendidas por los científicos, mediante palabras claras, sencillas y ordenadas como sea posible. La ciencia es demasiado importante y debe comunicarse con palabras de significado indudable, que preserven la validez y confiabilidad de la investigación. Todas las áreas científicas, tienen sus propios lenguajes para sus fluidas y rápidas comunicaciones. Por ejemplo en campo biomédico esta ahora el complicado lenguaje biomolecular.

Leer artículo completo

descarga pdf

One thought on “La Redacción científica: Tema pendiente en la universidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *